QUIZÁ SOÑANDO…

11872058_10207206265386166_3999314778705392984_o

El mar es bellísimo, pero son sentimientos encontrados los que guardo con él, siempre me ha parecido el elemento natural más increíble, muy bello y a la vez peligroso y traicionero, razones que le confieren un atractivo sin igual.
Mi relación con el mar es estrecha y longeva, soy un buen nadador, problemas en mi adolescencia me obligaron a nadar para recuperar una lesión en la columna vertebral, pero con los años, esa actividad que tuve que realizar de manera tan autómata me provocó incluso dejar de bucear, algo que de pequeño hacía continuamente en las costas Almuñequeras. Esta mañana, he vuelto a bucear, he recuperado esa pasión maravillosa, ese viajar a “otro mundo” que te hace literalmente volar y escapar de la realidad. He visto pescados grandes, pulpos y algunos paisajes dignos de ser fotografiados (quizás en el futuro compre una carcasa submarina para mi equipo fotográfico)

Cuando estaba cerca del peñón del santo se produjo una corriente submarina (que en la zona son denominadas minas) que me hizo golpearme con una roca, aturdido subí a la superficie y con enorme esfuerzo llegué a la orilla, tumbado en la misma, agobiado por el gentío que se arremolinaba a mi alrededor y estando aún aturdido me dí cuenta de que no sabía si estaba viviendo algo real o era mi mente la que estaba haciendo horas extras en algún sueño.
No sabía si estaba soñando en aquél momento, y por extensión, no sabía si todo lo que he vivido en el último mes y poquito ha sido o no real, si esas sonrisas que tanto me habían iluminado han sido reales o no, si esa intuición de una vida para compartir era producto del posible sueño o no, si todos aquellos besos, caricias y susurros eran sólo parte de un maravilloso sueño o eran realidad.

No quiero que sea sólo un sueño, no quiero que se lo lleve el viento, no quiero que esto sea tachado en el calendario, me niego a perder esto, no quiero que sólo sea un invento de mi subconsciente.

Confío en ello, el pálpito es enorme y sincero, veraz como el llanto de un niño al nacer.

Esto no es un sueño.

Afortunadamente no lo es, sólo queda ver el devenir del futuro, todo ocurrirá inevitablemente de manera natural y maravillosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s